SER en la Alliance Francaise de San Salvador

Propuesta artística multidisciplinaria que cuestiona la "seguridad” en que vivimos.
Cada uno/a la vive según su propia realidad. ¿Verdad?

La propuesta fue desarrollada en La Alliance Francaise de San Salvador, el público tuvo la oportunidad de decidir entre permanecer en la Sala Principal o visitar alguna de las 7 Salas Anexas donde se desarrollaron 7 presentaciones en vivo durante 30 minutos y de manera simultánea. Se invitó a diversos artistas a trabajar su propio concepto de seguridad en sus diversas ramas. Además,se grabó en vivo, un programa radial por internet donde se abordó el tema de seguridad
frente a los/as expectadores/as. También en vivo desde la Alliance. El resultado de esta experiencia es un Vídeo de 32 minutos con secuencia de 5 seg. en cada performance. Esta frecuencia terminó fundiendo las diferentes propuestas en una trenza multidisciplinaria.

“Tejemos redes que nos protegen, pero también nos encierran...”

29 oct. 2008

Iolanda Ratti escribe desde Italia sobre SER de Guillermo/ en español

En un sistema de vídeo a circuito cerrado, una cámara de vídeo es puesta en un ambiente a registrar en directo ciertos sucesos, que vendrán simultáneamente transmitidos en un monitor, que puede estar situado en la habitación misma del evento o en otro lugar.
A casi 50 años de los primeros experimentos artísticos con el vídeo, estos conceptos parecen darse por descontados, pero debieron sonar como una verdadera revolución para los pioneros de entonces, fascinados de la posibilidad real de la “ubicuidad”, de estar en un lugar y ver en contemporáneo aquello que sucede en otro lugar, o de observarnos nosotros mismos cumplir una acción y poderla simultáneamente grabar en un espejo mágico dotado de memoria.
Si se piensa a los “Vídeos Corridors” de Bruce Nauman o a las instalaciones de Peter Campus y hasta la “Estética Narcicista” del reconocido ensayo de Rosalind Krauss, de Vito Acconci. El monitor se convierte en filtro y trámite para la comunicación entre el espectador y el artista, que se deja ver y al mismo tiempo sustituye el propio ojo limitado por el omnipresente de la cámara, para así “espiar” al público.
No es un caso que las cámaras de vigilancia industrial o policial hayan estado entre los primeros materiales en atraer a los artistas entre el fin de los años 60 y el inicio de los 70. En un reconocido ensayo de 1988, Anne Marie-Duguet reconoce los dispositivos recurrentes en las obras que utilizan el vídeo como Médium y los cataloga por sus peculiaridades. Entre estos un párrafo está dedicado justo al mecanismo de vigilancia, indagado por sus propiedades de omnividente, continuidad en la filmación, invisibilidad del operador, circularidad y reversibilidad de los espacios, o sea intercambiabilidad entre interno y externo.
En los mismos fecundos años, muchos artistas distinguieron en el vídeo una posibilidad de “democratización” del proceso creativo, en el cual la distancia entre el operador y espectador se ajusta y el arte se convierte inmediatamente y globalmente disponible.
La utopía de una vanguardia de masa viene sostenida de numerosas y eminentes alternativas, entre las cuales la WGBH de Boston y la WNET de New York.
Y justo en la WNET el 1º enero de 1984 Nam June Paik realiza “Good Morning Mr. Orwell”, “Instalación Satelital Internacional”, creando así “su primer contribución directa a la sobrevivencia humana” (de sus palabras). Se trataba de la transmisión simultánea en New York y el Centro Pompidou de París, conectada también con Corea del Sur y Alemania, con una serie de intervenciones artísticas de varios tipos, realizados entre otros por John Cage, Joseph Beuys, Laurie Anderson, Merce Cunningham y Robert Rauschemberg.
Ahora regresemos al presente.
Esto que hoy presenta Guillermo Araujo no es sólo un espectáculo live. No es seguramente una exposición de pintura, pero es también eso. Es una transmisión de Radio? En parte. Una acción Social? También
En las salas de la Alianza Francesa, San Salvador, el artista propone “Seguros en Redes”, una instalación que invade los diversos espacios del edificio con una serie de performances simultáneos de una duración de media hora. Dedicados a la danza, a la música, a la poesía, al Teatro y a las Artes Visuales. En cada una de las habitaciones el ojo omnipresente de la cámara de vigilancia y el espectador, que con seguridad puede decidir si seguir el performance en vivo o en transmisión directa en una pantalla montada en la sala principal.
Al mismo tiempo un estudio de radio permitirá seguir el evento en red. Siempre seguro.
Guillermo construye un lugar de encuentro, en el cual espectador, artista y performers pueden encontrarse en el espacio virtual de un no lugar: la red.
La Isla del Nunca Jamás, el País de las Maravillas, un cruce de vivacidad cultural que de una forma inédita e inteligente se presta no sólo a una interacción conmovedora y divertida, sino también toma en consideración uno de los temas más actuales en El Salvador y Centroamérica, el de la SEGURIDAD. Con su acostumbrado estilo irónico, el artista descontextualiza el dispositivo de la cámara de vídeo del uso cotidiano, encontrándole así un uso lúdico, divertido y exquisitamente ligero.
En el ochocientos Wagner elaboró la teoría Gesamtkunstwerk; la totalidad de la obra de arte, disuelve las fronteras entre la técnica. El trabajo de Guillermo Araujo es digno de los mejores experimentos de Fluxus y no nos sorprende; acostumbrado, como es, a la incursión en tan variados ámbitos. Con un paso sucesivo: la difusión por medio de internet.
Será entonces la red, como han ya teorizado muchos, el verdadero lugar de un arte democrático y participativo?
Quizás sí o quizás no, pero hoy desde Europa yo podré ver en acción un artista, un amigo, de la otra parte del océano en directo. Y eso no es poco.

Octubre 2007, Milán, Italia

Iolanda Ratti
Asistente conservadora

Museo del Novecento, Milán
Comune di Milano, Settore Musei e Biblioteche
Direzione Civiche Raccolte d’Arte
Castello Sforzesco, 20121 Milano


Traducción del Italiano: Yanira Elías, artista salvadoreña.

No hay comentarios: